Fanatismo del Fútbol - Tiempo Extra Mundial

Ultimos post

Fanatismo del Fútbol

Para muchos el fútbol es más que un deporte es "pasión" muchos ven el partido de su equipo favorito y no dejan de pensar en toda la semana en el próximo, pero que tan bueno puede ser esto? La respuesta es que sin lugar a dudas el fanatismo al extremo no es bueno, de este síntoma de creer que el equipo es el mejor del mundo, que se tiene la mejor cancha, los mejores jugadores, el mejor juego, lleva a qué en los malos resultados el hincha promedio "aquel que no se dedicó exclusivamente al fútbol" y que por egocentrismo lo lleva a a criticar, repudiar y hasta producirse casos de violencia. Argentina es un claro ejemplo del fanatismo, por medio de la formación de las barras bravas que son conjuntos de "hinchada" que van muchas veces a fuerza a los estadios, exigiendo ver el partido trás amenazas de destruir todas las instalaciones, muchas veces debido a su gran números los clubes acceden a sus demandas, estos son casi considerados delicuentes ya que usan la violencia para obtener lo que desean sin importarle el Club del que supuestamente son simpatizantes.
Volviendo al hincha promedio seguramente al opinar en las redes sociales o ir a dar unos insultos en las canchas habrán jugado fútbol toda su vida o al menos estudiado todos los años que conllevan recibirse de director técnico, preparador físico, médico, kinesiólogo, canchero y demás personal que se ocupan y operan en cada club, pero no, no es así. En los reportajes a los jugadores reiteradas veces se pregunta como reaccionan a los insultos y hasta escupitajos de la gente, algunos dicen que el el folclore del fútbol, sin embargo el fanatismo en ese nivel no es bueno, teniendo en cuenta que no solo va la barra brava y el hincha promedio al partido, también va la familia que salió de vacaciones con sus hijos, las personas que están cumpliendo sus sueños en ir por primera ves a ver un partido y tener de cerca a los jugadores y todas esas personas sufren un efecto rebote por más que ni siquiera sea a ellos el disgusto el mal estar vivido en una cancha se debe propaga por todas los cientos o miles de personas que asisten dónde se forma toda una cultura aparte.
Socialmente el fanatismo y el egocentrismo  son un arma mortal para la cultura y la formación de la comunidad, ojala venga un día donde todos se pongan una misma camiseta y la rivalidad y competencia sean como el partido disputado mismo, sólo un juego y para los que realmente se preparan para eso siga siendo su estilo de vida en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas